miércoles, 25 de marzo de 2015

Libro blanco del envejecimiento activo



Según la Organización Mundial de la salud (OMS), el envejecimiento activo se define como “el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen” Esta definición no sólo contempla el envejecimiento desde la atención sanitaria, sino que incorpora todos los factores de las áreas sociales, económicas y culturales que afectan al envejecimiento de las personas.

El envejecimiento activo se aplica tanto a los individuos como a los grupos de población, permitiendo a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital, mientras participan en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades, proporcionándoles protección, seguridad y cuidados adecuados cuando necesitan asistencia.

El término “activo” hace referencia a una participación continua en las cuestiones sociales, económicas, culturales, espirituales y cívicas, no sólo a la capacidad para estar físicamente activo o participar en la mano de obra. Las personas mayores que se retiran del trabajo y las que están enfermas o viven en situación de discapacidad pueden seguir contribuyendo activamente con sus familias, conciudadanos y comunidad. El envejecimiento activo trata de de ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida para todas las personas a medida que envejecen, incluyendo aquellas frágiles, discapacitadas o que necesitan asistencia.

El término “salud” se refiere al bienestar físico, mental y social expresado por la OMS en su definición de salud.  Por tanto, en un marco de envejecimiento activo, las políticas y programas que promueven las relaciones entre la salud mental y social son tan importantes como las que mejoran las condiciones de la salud física.

Documento pdf: LIBRO BLANCO DEL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

domingo, 22 de marzo de 2015

La testosterona, la gran aliada



La testosterona es una hormona producida principalmente por los testículos (aunque las mujeres tienen testosterona, también). En los hombres, la testosterona juega un papel clave en el incremento de la masa muscular y ósea, es esencial para la salud y el bienestar y en la prevención de la osteoporosis. A partir de los 30 años, de un hombre, los niveles de testosterona comienzan a disminuir, y seguirá haciéndolo a medida que envejece. Por otro lado, hay muchos medicamentos y químicos que disminuyen su producción, como las estatinas usadas en pacientes con hipercolesterolemia.
Además del uso de hormonas en casos de necesidad, existen formas naturales, con cierta efectividad, de controlar la disminución de los niveles de testosterona con la edad.


1. Bajar de peso
Los hombres con sobrepeso son más propensos a tener niveles bajos de testosterona.

2. Ejercicio de alta intensidad (especialmente combinado con el ayuno intermitente)
Tanto el ayuno intermitente como el ejercicio de alta intensidad pero breve, se ha demostrado que aumentan la testosterona.
El ayuno intermitente lo hace mediante el aumento de la expresión de hormonas de la saciedad incluyendo la insulina, la leptina, la adiponectina, péptido similar al glucagón-1 (GLP-1), colecistoquinina (CKK) y melanocortinas.
El ejercicio de intensidad puede ser relativamente fácil de conseguir. Vamos a poner un ejemplo de ejercicio útil y sencillo.
       Calentar durante diez minutos
       Ejercicio de máxima intensidad durante 30 segundos (por ejemplo, un sprint largo).
       Recuperar a un ritmo lento a moderado durante 90 segundos
       Repetir el ejercicio de intensidad alta y así hasta 8 veces.
Como se puede ver, todo el entrenamiento dura tan sólo 30 minutos, de los cuales solo 4 son de alta intensidad y el resto es de recuperación.

3. Dieta rica en Zinc

Está demostrado que la restricción de fuentes dietéticas de zinc conduce a una disminución significativa de la testosterona, mientras que la administración de suplementos de zinc la aumentan en personas con déficit leve. En este sentido, se estima que hasta un 45 por ciento de los adultos mayores de 60 puede tener ingestas de Zinc por debajo de las recomendadas. La dieta es la mejor fuente de zinc, de esta forma, junto con los alimentos ricos en proteínas como las carnes y los pescados, otras buenas fuentes dietéticas de zinc incluyen la leche cruda, queso crudo, legumbres y yogur o kéfir elaborado con leche cruda. En este sentido, los vegetarianos pueden tener un ligero déficit. Si se decide a tomar suplementos, evite una ingesta de zinc superior a 40 mg al día, ya que demasiado zinc puede interferir con la capacidad del cuerpo para absorber otros minerales, especialmente cobre, y puede causar náuseas como efecto secundario.

4. Ejercicios de Fuerza

El entrenamiento de fuerza también se sabe que aumenta los niveles de testosterona, a condición de que lo están haciendo con intensidad suficiente. Hay que aumentar el peso y reducir el número de repeticiones o emplear ejercicios que recluten gran cantidad de grupos musculares. También se puede enlentecer el movimiento para conseguir el mismo efecto con menos carga en personas con lesiones o dificultad específica.

5. Aumentar los niveles de vitamina D

La vitamina D, es una hormona esteroide, esencial para el desarrollo sano del núcleo del espermatozoide y aumenta los niveles de testosterona. En un estudio, los hombres con sobrepeso que recibieron suplementos de vitamina D tenían un aumento significativo en los niveles de testosterona después de un año. El déficit de vitamina D se encuentra actualmente en proporciones epidémicas en los Estados Unidos (en los estudios publicados) debido a la falta de exposición al sol. En nuestro país, en invierno y en muchas regiones, la situación es similar. Por ello, el primer paso para asegurar que está recibiendo todos los beneficios de la vitamina D es averiguar cuáles son sus niveles plasmáticos.
Hace unos años, el nivel recomendado era de entre 40 y 60 nanogramos por mililitro (ng / ml), pero más recientemente el nivel óptimo de vitamina D se ha elevado a 50 a 70 ng / ml.
Para obtener sus niveles en el rango saludable, la exposición al sol es la mejor forma de optimizar sus niveles de vitamina D (exposición de una gran cantidad de su piel hasta que se vuelve el tono más claro de color rosa).
Como último recurso, se puede tomar un suplemento de vitamina D3

6. Reducir el estrés

Cuando se está bajo mucho estrés, el cuerpo libera altos niveles de la hormona del estrés cortisol. Esta hormona en realidad bloquea los efectos de la testosterona, presumiblemente porque, desde un punto de vista biológico, las conductas asociadas a la testosterona (apareamiento) son contrarias a la supervivencia inmediata ante la situación de agresión por un depredador.

En el mundo moderno, el estrés crónico , y los niveles elevados de cortisol, posteriormente, podría significar que los efectos de la testosterona están bloqueados en el largo plazo, que es lo que queremos evitar.

7. Eliminar el azúcar de su dieta

Los niveles de testosterona disminuyen después de comer azúcar, que es probable porque el azúcar conduce a un nivel alto de insulina, otro factor que conduce a niveles bajos de testosterona.
Sobre la base de las estimaciones del USDA, el estadounidense promedio consume 12 cucharaditas de azúcar al día, lo que equivale a cerca de dos toneladas de azúcar durante toda la vida.
8. Comer grasas saludables
Una dieta especialmente baja en grasas o desequilibrada en favor de los ácidos grasos n6 es desaconsejable desde muchos puntos de vista, pero, particularmente, desde el que estamos tratando, también lo es.

9. Aumente su consumo de aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) de los alimentos como de proteína de suero de leche

La investigación sugiere que los BCAA dan lugar a niveles más altos de testosterona, especialmente cuando se toma junto con el entrenamiento de resistencia.

En este sentido, un suplemento derivado de la leucina, el HMB es particularmente útil.
(Enlace)

sábado, 21 de marzo de 2015

Mejorar la función cognitiva, el gran reto


Un estudio realizado por Antunes y sus colaboradores (2015) trató de investigar la influencia del ejercicio físico realizado con regularidad sobre las concentraciones de homocisteína, el perfil metabólico y la función cognitiva en los hombres ancianos sanos, antes y después de llevar a cabo un programa de ejercicios de resistencia. Los datos expuestos por los autores citados sugieren que, un programa de ejercicio de resistencia de 6 meses, no reduce de forma significativa, las concentraciones de homocisteína plasmáticas en los hombres de edad avanzada, pero que la intervención se asocia con una mejoría sustancial de la capacidad cardiorrespiratoria y del perfil metabólico, incluyendo el colesterol, los triglicéridos, la HDL, la glucosa, la fosfatasa alcalina, la urea, la T3, la T4 y la PSA, así como la función cognitiva. La homocisteína es un aminoácido derivado del metabolismo de la metionina. Las concentraciones de la homocisteína están determinadas por una interacción entre los factores genéticos, fisiológicos y ambientales; las concentraciones elevadoa de homocisteína se relacionan con el tabaquismo, el café y el consumo de alcohol, la nutrición insuficiente, un estilo de vida sedentario y la utilización de ciertos medicamentos. La evidencia existente sugiere que los altos niveles de homocisteína en el plasma constituyen un factor de riesgo para la enfermedad vascular, el desarrollo de la arteriosclerosis, los accidentes cerebrovasculares, y el estrés oxidativo, así como para las enfermedades vascular periférica y cerebrovascular. La homocisteína elevada también puede ejercer efectos tóxicos directos sobre las neuronas del sistema nervioso central. Algunos trabajos también la  asocian con la enfermedad de Alzheimer y con un peor rendimiento cognitivo en el envejecimiento normal. Los mecanismos involucrados en estas asociaciones no se conocen por completo, pero de forma especial en los ancianos, estas alteraciones afectan la calidad de vida, principalmente a través de la disminución de la vida social y la reducción gradual de la independencia

Hanna Karen M. Antunes,a,c,* Marco Túlio De Mello,b,c Valdir de Aquino Lemos,b,c Ruth Ferreira Santos-Galduróz,d Luciano Camargo Galdieri,e Orlando Francisco Amodeo Bueno,b Sergio Tufik,b and Vânia D'Almeidab. Aerobic Physical Exercise Improved the Cognitive Function of Elderly Males but Did Not Modify Their Blood Homocysteine Levels. Dement Geriatr Cogn Dis Extra. 2015 Jan-Apr; 5(1): 13–24. Published online 2015 Jan 21. doi: 10.1159/000369160.PMCID: PMC4335628

Un suplemento, la Betaína anhidrato (TMG) en polvo ayuda en el proceso de metilación, proceso donde se forman las conexiones que tienen efectos positivos sobre la salud. La medida en que el cuerpo es capaz de metilar determina la activación y desactivación de muchas sustancias importantes en el cuerpo. Esto también se conoce como metabolismo de la homocisteína. Betaína anhidrato (TMG) en polvo tiene un efecto excepcionalmente favorable en esto (http://latiendadehector.com/betaina-anhidrato-tmg).

La unión de ejercicio físico, una dieta equilibrada y algunos suplementos específicos pueden ser un factor muy favorable para conseguir un envejecimiento más saludable.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Aloe Vera



Aloe es un género de más de 420 plantas (de la familia Liliaceae), que se han utilizado históricamente por vía tópica para curar heridas, e internamente (consumo) como agente catártico (purificador). Contiene aloína, aloemodina, aloleína, aloetina y otras sustancias bioactivas menos conocidas



Tiene una importantísima acción sobre las quemaduras en su uso tópico, pero también tiene otra acción sobre las aftas bucales menos conocida pero muy interesante. Un ensayo en humanos usando un parche tópico de 0,5% Acemannan (un polisacárido de Aloe Vera) señaló que este parche fue más efectivo que el control en la reducción del tamaño de la úlcera aftosa oral (aftas bucales) cuando se aplica tres veces al día durante una semana, aunque no pudo superar la acción de un corticosteroide tópico (0,1% de acetónido de triamcinolona). 

 Aunque se le suponen múltiples propiedades, todas ellas están sin comprobar y son fruto, más bien, del marketing y del interés comercial que de la realidad. No obstante, utilizar unas gotas como elixir bucal, es una magnífica forma de prevenir infecciones bucales.